AGUA PESADA
Los reactores nucleares argentinos -de diseño alemán y canadiense- utilizan agua pesada como moderador y refrigerante para aprovechar la fisión del uranio natural.
Agua Pesada

En la búsqueda de lograr autoabastecimiento energético, Argentina encaró –en su planta de Arroyito, provincia de Neuquén- la producción de Agua Pesada, que es considerada como parte de los activos de una planta nuclear.

Tras años de complejos desarrollos, en el año 1979 se licita la provisión “llave en mano” de una Planta Industrial de Agua Pesada, aceptando la oferta de la firma suiza Sulzer Brothers. El contrato incluía la ingeniería básica y de detalle, la fabricación, el montaje, la obra civil, la puesta en marcha y el mantenimiento de una instalación destinada a tal fin en el plazo de 48 meses.

El retraso en la obra produjo la ruptura del contrato y la caducidad de las garantías sin que la planta fuera puesta en marcha. Para darle continuidad al proyecto, el 21 de diciembre de 1989 la CNEA y la Provincia del Neuquén crean la empresa ENSI SE.

El 19 de noviembre de 1992, la CNEA firmó con ENSI dos contratos. Uno con el objetivo de la "Terminación de Construcción de la Planta Industrial de Agua Pesada”, y otro, para la "Puesta en Marcha y Operación de la Planta Industrial de Agua Pesada”.

Durante la aplicación de estos contratos, antes de cumplirse dos años desde su firma, ENSI SE logra concluir las obras de PIAP, ponerla en marcha y producir agua pesada con la calidad de diseño especificada el día 9 de setiembre de 1994.

Actualmente, la PIAP produce 200 toneladas anuales de Agua Pesada Virgen Grado Reactor para satisfacer las necesidades de las centrales nucleares Presidente Péron (ex Atucha I), Néstor Kirchner (ex Atucha II) y Embalse, como así también las demandas de los mercados nacional e internacional.

Más información en http://www.ensi.com.ar.