REACTORES DE INVESTIGACIÓN
Argentina tiene una vasta experiencia en la construcción y operación de reactores de producción e investigación, llegando incluso a exportar su tecnología a Australia, Perú, Argelia y Egipto. En los reactores de investigación se aprovecha la radiactividad para producir sustancias llamadas radioisótopos, como así también realizar distintos tipos de ensayos.
RA-1

El RA-1 está instalado en el Centro Atómico Constituyentes (CAC). Es un reactor del tipo tanque abierto, con una potencia autorizada de 40 Kw térmicos con núcleo de uranio enriquecido al 20%, reflejado por grafito, y su moderador y refrigerante es agua liviana desmineralizada.

Un poco de historia
Argentina inició tratativas con Estados Unidos para comprar un reactor de investigación tipo Argonaut en 1957. Pero las políticas de formación de los técnicos argentinos sumadas a algunas demoras en los plazos planteados por las autoridades norteamericanas dieron lugar a la idea de construir un reactor nuclear enteramente nacional.

Con técnicos argentinos, combustibles alquilados a Estados Unidos a partir de uranio enriquecido al 20% y sólo ocho meses de construcción, el RA-1 alcanzó su primera criticidad el 17 de enero de 1958 en las instalaciones del Centro Atómico Constituyentes, convirtiendo a la Argentina en el primer país del hemisferio Sur en realizar esta proeza, marcando un hito fundamental en la historia de la energía nuclear en nuestro país.

En él se produjeron los primeros radioisótopos nacionales para uso medicinal e industrial. A partir de la experiencia y conocimientos adquiridos, se estuvo en condiciones de concretar otros emprendimientos de mayor envergadura, como los reactores RA-3 y RA-6. A su vez, dio lugar a las posteriores exportaciones de reactores a Australia, Perú, Argelia, Egipto.

En el mismo sentido, el reactor RA-1 fue pionero en la formación de recursos humanos adecuados para encarar los proyectos de las tres centrales nucleares de potencia instaladas en Argentina.

En marzo de 1991 se modernizaron todos sus componentes -a excepción de los elementos combustibles que son los de la modificación de 1967- lo que permitió volver a ponerlo en marcha.