Extensión de Vida de Embalse
En el marco del Plan Nuclear Argentino, se firmaron una serie de contratos para incrementar la potencia y extender la vida útil de la Central Nuclear de Embalse por un segundo ciclo de 30 años. Gracias al aporte de la CNEA por primera vez Argentina desarrollará y construirá los principales insumos, y elaborará ingeniería de detalle y de montaje para la actualización de la instalación.
Tubos de presión

Los tubos de presión, en las centrales nucleares tipo CANDU, son los canales donde se inserta el combustible. Son componentes de unos 6 metros de longitud, un diámetro de 112 mm y un espesor que ronda los 4,2 mm.

Cada tubo de presión se fabrica a partir de lingotes provistos por una empresa, que con las materias primas -circonio y niobio- realiza un proceso de extrusión en caliente a 815 grados centígrados. Ese tubo extrudado es el que se recibe Combustibles Nucleares S.A. (CONUAR) en Argentina.

A la Planta Piloto de Fabricación de Aleaciones Especiales (PPFAE), ubicada en el Centro Atómico Ezeiza, llegan los tubos extrudados. En esa planta la CNEA realiza un proceso de laminación en frío. Esto es, deformar el tubo hasta alcanzar las dimensiones finales esperadas para ser colocados en la central.

Para compararlo con un ejemplo de la vida cotidiana, sería como “amasar” el cilindro desde su interior y su exterior de manera tal que se alargue su longitud, se reduzca en diámetro y en espesor.
Durante el proceso de fabricación de los tubos de presión se realizan dos laminaciones en frío. En cada una de esas etapas se realiza un acondicionamiento superficial (pulido externo y bruñido interno) a través de dos empresas asociadas a la CNEA: Combustibles Nucleares Argentinos S.A. (CONUAR S.A.) y la Fábrica de Aleaciones Especiales (FAE S.A.).

Para finalizar el proceso, se realiza un tratamiento térmico de autoclave, bajo atmósfera de agua a 400 grados de temperatura durante 24 horas. Eso relaja las tensiones del material producidas por la laminación en frío. Además, genera una capa de óxido protector en las superficies interna y externa.

Luego de las revisiones finales y el mapeo de tolerancias dimensionales, el tubo queda terminado y listo para ser instalado en el reactor.

Calidad de exportación hecha en Argentina

La Planta Piloto de Fabricación de Aleaciones Especiales fue certificada como proveedor de materiales de calidad nuclear, para proveer de estos materiales a las empresas Combustibles Nucleares Argentinos (CONUAR) y la Fábrica de Aleaciones Especiales, ambas asociadas a CNEA.

Asimismo, las plantas de CONUAR y FAE están acreditadas según el código de la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos (ASME, por su sigla en inglés) para el diseño, construcción, inspección y pruebas para recipientes de presión. Esto garantiza que los todos los componentes fabricados y procesados en Argentina cumplen con los requisitos más exigentes de calidad nuclear, lo que la convirtió en el primer proveedor alternativo de materiales nucleares para centrales tipo CANDU del mundo.

Pruebas de vibración, presión y temperatura
Diseño, desarrollo y provisión de los sistemas de instrumentación a colocarse en el núcleo del reactor para las pruebas de vibración de los canales y elementos combustibles. Esto constituye un desarrollo tecnológico sin precedentes en el país.

Gestión de envejecimiento
La Gerencia de Coordinación entre la Comisión Nacional de Energía Atómica y Nucleoeléctrica Argentina S.A. lleva adelante un programa integral, por el que se revisan todos los sistemas y componentes de la Central Nuclear como el diseño, las condiciones de operación, las estrategias de mantenimiento llevadas adelante actualmente en la planta y las estrategias aprobadas a nivel internacional.

Diagnóstico sobre afectación de materiales
Análisis de los fenómenos de erosión-corrosión y del comportamiento de óxidos de materiales estructurales en medios hidrotérmicos e inspección de cupones de autoclaves del sistema primario de transporte de calor para medir la corrosión generalizada de los materiales estructurales.

Actualización de sistemas electrónicos
Asistencia en la extensión de vida útil de la instrumentación mediante la provisión de módulos electrónicos o sistemas que reemplazan funcionalmente a los que están en servicio.