Enriquecimiento de uranio
La reactivación del Complejo Tecnológico Pilcaniyeu se inscribe en la decisión del Estado nacional de dominar el ciclo del combustible nuclear en pos de un desarrollo tecnológico autónomo, garantizando siempre el uso pacífico del uranio enriquecido.
Objetivo del Proyecto

La capacidad energética demostrada por la tecnología nuclear, sus múltiples aplicaciones (medicinales, alimentarias, agropecuarias, etc.) y la necesidad de proteger al planeta de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, convierten a este tipo de energía en una fuente sustentable y con altos niveles de seguridad.

En esta materia, Argentina siempre se propuso tener el ciclo del combustible nuclear completo (desde la minería del uranio hasta la restitución ambiental de los sitios utilizados) con el fin de generar un desarrollo tecnológico autónomo y eficiente en los usos pacíficos de la energía nuclear.

Por ello, el gobierno argentino ha decidido reimpulsar las actividades de enriquecimiento de uranio, dentro del marco de la adhesión al uso pacífico de la energía nuclear y del cumplimiento de los acuerdos garantizados por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), lo que permitirá a la Argentina consolidarse entre el selecto grupo de 9 países que en el mundo controlan este tipo de tecnología, impulsando un proyecto que procura:

Aumentar la capacidad técnica preservando los conocimientos adquiridos.
Extender la infraestructura necesaria para garantizar el suministro de uranio a las centrales nucleares de potencia, asegurando tecnológicamente la cobertura de la demanda nacional de insumos nucleares.
Desarrollar métodos más eficientes de producir uranio enriquecido.
Capacitar y llevar a cabo el licenciamiento del personal en el manejo de la tecnología de enriquecimiento y actividades conexas (alta especialización).
Mantener a la Argentina como miembro de los países poseedores de la tecnología de enriquecimiento de uranio.