Extensión de Vida de Embalse
En el marco del Plan Nuclear Argentino, se firmaron una serie de contratos para incrementar la potencia y extender la vida útil de la Central Nuclear de Embalse por un segundo ciclo de 30 años. Gracias al aporte de la CNEA por primera vez Argentina desarrollará y construirá los principales insumos, y elaborará ingeniería de detalle y de montaje para la actualización de la instalación.
Extensión de Vida Embalse
 
El programa de generación nucleoeléctrica en la Argentina comenzó con el estudio de factibilidad para una primera central nuclear de potencia, realizado por la Comisión Nacional de Energía Atómica entre 1965 y 1966.

Luego de la exitosa puesta en funcionamiento de la Central Nuclear Atucha I en 1974, se decidió la instalación de una nueva central nucleoeléctrica de uranio natural y agua pesada en la provincia de Córdoba. En ese marco, fue construida la Central Nuclear Embalse, que alcanzó el 100% de su potencia de 648 MWe en 1983.

El 30 de agosto de 1994, por el Decreto N° 1.540/94 del Poder Ejecutivo Nacional, fue constituida la empresa Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA), que recibió a su cargo la generación de electricidada de fuente nuclear y su comercialización vinculada a la Central Nuclear Presidente Perón, a la Central Nuclear Embalse y la de construcción, puesta en marcha y operación de la Central Nuclear Atucha II.

La Central Nuclear Embalse es cronológicamente la segunda planta instalada en Argentina. Su construcción se inició el 7 de mayo de 1974 y el 20 de enero de 1984 comenzó su operación comercial.

En 2007, como parte del Plan Nuclear Argentino, comenzaron los trabajos para la Extensión de Vida de Embalse y la CNEA encaró varios desafíos para lograrlo. El más importante de ellos fue la fabricación de los tubos de presión, que en los reactores nucleares tipo Candu son los componentes más exigidos.

En el Departamento de Tecnología de Aleaciones de Circonio (DTC), formado dos divisiones: el laboratorio de Aleaciones Especiales (LMFAE) y la Planta Piloto de Fabricación de Aleaciones Especiales se lleva adelante la laminación de esos componentes mediante la "técnica de laminación en frío", que fue certificada por los líderes del sector: Candu Energy Inc. y Babcock & Wilcox.

El 6 de octubre de 2008 la CNEA crea el Laboratorio de Ensayo de Materiales con el objeto de calificar los prototipos de componentes fabricados en el país, destinados a la extensión de vida de la CNE. Así, por primera vez en Argentina un laboratorio con certificación ISO 9001 y calificado por CANDU Energy realiza, durante 2011, diferentes ensayos de evaluación de componentes destinados a los canales combustibles de reactores CANDU.

Por otra parte, el Laboratorio de Ensayos de Alta Presión (LENAP) realizó pruebas de temperatura y presión sobre distintos componentes del circuito primario, y sobre restrictores de flujo que son utilizados hasta que se comiencen con los trabajos de Extensión de Vida.

Como organismo rector de la energía nuclear del país, la CNEA brinda asesoramiento, asistencia técnica y servicios especiales a NASA. Para la extensión de vida de la Central Nuclear Embalse, en particular, se realizaron distintas tareas:

  • Gestión de envejecimiento.
  • Diagnóstico sobre afectación de materiales.
  • Desarrollo de la tecnología de fabricación de tubos de presión.
  • Pruebas de vibración, presión y temperatura.
  • Actualización de sistemas electrónicos.
  • Reparación y calibración de equipos, dictado de cursos, caracterización y análisis de componentes y determinación del "hideout" de generadores de vapor, entre otros.