PRODUCCIÓN
A partir de la detección de grandes concentraciones del mineral fisionable se planifica y se lleva a cabo su extracción. Las mayores concentraciones de uranio conocidas se encuentran en las provincias de Mendoza y Chubut, donde la CNEA realiza exploraciones.
COMPLEJO MINERO FABRIL SAN RAFAEL
Producimos el recurso energético del país
 
El Complejo Minero Fabril San Rafael (CMFSR) contribuyó durante 22 años a la soberanía energética y tecnológica de nuestro país abasteciendo con la materia prima estratégica a las centrales y reactores nucleares argentinos.
 
El uranio, una fuente de energía alternativa a los combustibles fósiles, suministra grandes cantidades de electricidad sin generar gases de efecto invernadero que aceleran el calentamiento global y el cambio climático. En los reactores de investigación y producción de radioisótopos se lo utiliza como combustible para aplicar en campos como la medicina, la industria, el agro, entre otros.
 
Las actividades en el CMFSR, a cargo del Estado Argentino a través de la CNEA, consistieron en extraer las rocas del yacimiento y procesarlas para obtener “concentrado de uranio”.
 
Durante todo el proceso de extracción y procesamiento industrial del uranio, en materia medioambiental, se cumplió con la normativa nacional, provincial y de acuerdo a lo aconsejado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en cuanto a los parámetros de diseño de Plantas Industriales.
 
Se utilizaron superficies impermeabilizadas en el proceso industrial, los efluentes de Planta se neutralizaron y depositaron en grandes piletas impermeabilizadas llamadas Diques, entre otras acciones. Además, se aplicó un programa de monitoreo de aguas superficiales y subterráneas que rige hasta la actualidad.
 
Las muestras de agua se analizan en un Laboratorio propio de avanzada y acreditado por el Organismo Argentino de Acreditación (OAA).
 
 
Actualidad y perspectivas futuras
 
Hoy, las tareas del Complejo están destinadas al mantenimiento de las instalaciones y al control ambiental. Asimismo, se presentó un proyecto, en cumplimiento con la Ley 5961 “Ley de Ambiente de la Provincia de Mendoza”, para comenzar, en una primera fase, con la gestión final de los pasivos ambientales prioritarios: Agua de Cantera y de Residuos Sólidos. En este marco, se construyó un Dique receptor de efluentes denominado DN 8-9 como una obra fundamental que utiliza una moderna tecnología de múltiples barreras de protección.
 
El uranio de Sierra Pintada resulta, en el mediano y largo plazo, muy importante para la obtención de la materia prima imprescindible para toda la actividad nuclear, cumpliendo con los requerimientos ambientales que permitan aprovechar el recurso natural bajo los más altos estándares de seguridad.
 
 
Datos de interés
 
Ubicación: Zona de la Sierra Pintada a 38 km. al oeste de la ciudad de San Rafael, Provincia de Mendoza.

Puesta en marcha: Operó desde 1975 a 1997 preservando los recursos energéticos nacionales. La producción del mineral nacional fue suplantada por la importación del mismo, como consecuencia de las políticas neoliberales imperantes en el país en ese entonces y el bajo precio del uranio en el mercado mundial.

Reservas: 1600 toneladas fue el Uranio extraído, lo que que equivale al consumo eléctrico de nuestro país durante 18 meses (según datos de 2014). Restan por extraer 6500 toneladas aproximadamente.

Agua utilizada para el procesamiento del mineral: 150.000 m3/año, aproximadamente lo que consume una finca de 15 Ha durante un año.

Concentración de U en forma natural del Río Diamante: Valor promedio de1,5 µg/l (límites permisibles: hasta 100 µg/l).

Control Ambiental: Diversos organismos supervisan periódicamente las actividades del CMFSR, como el Departamento General de Irrigación, la Dirección de Protección Ambiental y la Autoridad Regulatoria Nuclear.