SEGURIDAD Y AMBIENTE
Desde sus inicios, la actividad nuclear fue la promotora de los mayores controles sobre sus acciones en relación con el medioambiente y la generación de normas de calidad que aseguren el correcto funcionamiento de las aplicaciones, buscando minimizar su impacto en el ambiente y las personas. De hecho, los primeros “estudios de impacto ambiental” surgieron en el ámbito de la industria nucleoeléctrica.

La actividad nuclear ha sido pionera a nivel mundial en el establecimiento de sistemas de normalización de gestión, como así también en garantía de calidad de materiales y procesos. En ese sentido, la CNEA cuenta con un área específica para mejorar su eficacia de manera continua.

Con el objetivo de preservar el ambiente y las personas, la CNEA desarrolló importantes políticas medioambientales que aplica en todos su proyectos.

El cuidado por la seguridad acompañó la actividad nuclear desde sus inicios, y se rige por estrictos estándares internacionales.

Los residuos radiactivos generados en todo el territorio nacional por entes públicos y privados están a cargo de la CNEA.

La CNEA trabaja en la remediación ambiental de aquellos lugares donde se desarrollaron actividades de minería del uranio.