APLICACIONES DE
RADIACIONES IONIZANTES
Mediante el uso de radiación gamma se esterilizan tejidos para injertos, implantes y productos de uso médico. También se usan para descontaminar alimentos y prolongar su vida útil, para controlar plagas, restaurar obras de arte, material bibliográfico y para modificar propiedades de materiales.

En 1970 comenzó a funcionar en el Centro Atómico Ezeiza la primera planta de irradiación gamma del país, diseñada por profesionales de la CNEA.

Una diversidad productos para el cuidado de la salud, fármacos y tejidos humanos, entre otros, pueden ser esterilizados con radiación gamma.

La aplicación de radiaciones ionizantes en panales y colmenas permite eliminar plagas y contaminantes que puedan afectar la calidad de la miel evitando la introducción de sustancias químicas.

A lo largo del tiempo se han multiplicado las aplicaciones de tecnología nuclear en estudios agropecuarios y en ambientes sostenibles.

Es un método inocuo utilizado en muchos países que permite conservar, descontaminar y prolongar la vida útil de los alimentos sin modificar sus propiedades y sin introducir tóxicos.

El mejoramiento de las propiedades tecnológicas de distintos productos poliméricos mediante radiaciones ionizantes provenientes de aceleradores de electrones fue introducido en el mundo hace más de treinta años.

Distintas técnicas nucleares como el uso de trazadores isotópicos, la humidimetría neutrónica y el seguimiento de radionucleidos cosmogénicos o provenientes del fall-out permiten evaluar el uso de fertilizantes, el balance hídrico de los cultivos, y la erosión de los suelos.

La radiación gamma es útil para la desinsectación y descontaminación de documentos, libros, cuadros, muebles y distintos tipos de objetos.