CAREM
El Proyecto Carem tiene por objeto la construcción y puesta en marcha de un prototipo del reactor nuclear de baja potencia, diseñado íntegramente en el país. Prevé que al menos el 70% de sus insumos, componentes y servicios vinculados sean provistos por empresas nacionales. Así, la CNEA vuelve a contribuir con su tecnología a la industria nuclear de la Argentina y los países de la Región, aportando alternativas propias para los desafíos energéticos del futuro.
Proyecto Carem
 
Con el inicio de la primera fase de la construcción del edificio de prototipo Carem 25 –denominación que fuera originalmente la sigla de Central Argentina de Elementos Modulares-, el país tendrá en operación la primera central nuclear de potencia íntegramente diseñada y construida en Argentina. Esto marca un hito para la industria nuclear nacional, que ha demostrado una constante evolución durante los más de 60 años transcurridos desde la creación de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).
 
En ese sentido, Argentina reafirma su capacidad para el desarrollo y puesta en marcha de centrales nucleares, al tiempo que se perfila como uno de los líderes mundiales en el segmento de reactores de generación eléctrica de media y baja potencia (SMR, por su sigla en inglés).
 
Ese tipo de reactores tiene una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o polos fabriles con alto consumo de energía. Ofrecen también otras prestaciones, como desalinización o provisión de vapor para diversos usos industriales.
 
La obra civil del Carem 25 comenzó el 8 de febrero de 2014 en la localidad de Lima, Provincia de Buenos Aires. Tal como lo indica su nombre, generará una potencia de 25 megavatios eléctricos. Tendrá un riguroso estándar de seguridad, obtenido mediante soluciones de alta ingeniería que simplifican su construcción, operación y mantenimiento.
 
Las centrales Carem prevén que al menos el 70% de sus insumos, componentes y servicios vinculados sea provisto por empresas argentinas calificadas bajo los estándares internacionales de calidad supervisados por la CNEA. Por eso, el Proyecto Carem 25 también se convertirá en un dinamizador de la industria y la tecnología de punta en nuestro país.