CAREM
El Proyecto Carem tiene por objeto la construcción y puesta en marcha de un prototipo del reactor nuclear de baja potencia, diseñado íntegramente en el país. Prevé que al menos el 70% de sus insumos, componentes y servicios vinculados sean provistos por empresas nacionales. Así, la CNEA vuelve a contribuir con su tecnología a la industria nuclear de la Argentina y los países de la Región, aportando alternativas propias para los desafíos energéticos del futuro.
Seguridad

El diseño innovador de la central CAREM se adapta de manera óptima a los más recientes estándares internacionales de seguridad a partir de soluciones de diseño simples pero eficientes:

Sistemas pasivos que reducen el margen de fallas y aportan mayor confiabilidad.
Sistemas activos que son instalados en forma redundante.

Los sistemas de seguridad tienen por función asegurar la extinción del proceso de fisión, extraer el calor residual del núcleo una vez apagado el reactor y mantener la contención.

El sistema de extinción rápida que incorpora el CAREM consta de barras que durante la operación normal de la central se mantienen fuera y por encima del núcleo. En caso de necesidad, estas barras caen por acción de la gravedad (junto con las del sistema de ajuste y control), logrando extinguir la reacción nuclear en pocos segundos y manteniendo apagado el reactor.

Entre las exigencias de diseño de estos sistemas se cumple con requisitos como redundancia, independencia, separación física y diversificación. Además, fueron creados para funcionar en forma totalmente automática.

De esta manera, la seguridad no depende de la actuación del operador ni de los sistemas activos accionados mecánicamente o por alimentación externa (aún cuando estén igualmente contemplados en el diseño de la planta).

Estos requisitos se apoyan en el concepto de defensa en profundidad, un esquema con distintos niveles de seguridad superpuestos cuya aplicación a lo largo de las etapas de diseño, construcción y operación tiene como objetivo prevenir cualquier tipo de falla (tanto humana como mecánica), estableciendo a la vez medidas correctivas en caso de que ocurriese cualquier tipo de suceso no deseado.