Derechos Humanos
En este espacio, la Comisión Nacional de Energía Atómica rinde homenaje a la Memoria con Verdad y Justicia de los trabajadores que fueron detenidos y/o desaparecidos en el marco del terrorismo de Estado, entre 1976 y 1983.
Introducción
 
 
El período más oscuro de la historia argentina reciente, la dictadura cívico militar que tomó el nombre de “Proceso de Reorganización Nacional” (1976-1983), dejó marcas de sangre imborrables para los hombres y mujeres de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Durante la gestión del Capitán de Navío Carlos Castro Madero –quien asumió como delegado en CNEA de la Junta Militar poco después del asalto a la Casa Rosada– 11 trabajadores fueron secuestrados y mantenidos en cautiverio durante más de seis meses. Algunos de ellos fueron arrebatados de las propias instalaciones del Organismo, en sus lugares de trabajo.
 
Otros 120 fueron cesanteados, y a 107 se los cesanteó mediante la aplicación de la Ley 21.274 (de Prescindibilidad).
 
Asimismo, otros 370 se vieron obligados a renunciar debido a la persecución ideológica. Esta persecución se continuó con la elaboración de 512 legajos paralelos (“ideológicos”) instrumentados las máximas autoridades que en ese momento conducían la Institución.
 
El objetivo de este espacio es hacer presentes a cada uno de los compañeros que vivieron su vida y su profesión con el sueño de una Argentina inclusiva y soberana, y que sufrieron en carne propia los embates de una Dictadura genocida y extranjerizante.