MEDICINA NUCLEAR
A través de la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Estado argentino desarrolla tecnología nuclear para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades como el cáncer y destina importantes recursos en ese sentido.
Medicina Nuclear
 
La medicina nuclear diagnostica y trata enfermedades empleando pequeñísimas cantidades de radiofármacos. Se trata de sustancias generadas mediante tecnología nuclear que se implantan en los órganos, los huesos o los tejidos específicos y permiten detectar alteraciones o enfermedades en forma precoz, lo que a su vez ayuda a realizar tratamientos más efectivos.


La cantidad de radiación a la que un paciente se expone en medicina nuclear es comparable o a veces inferior a la recibida en exploraciones radiológicas de rutina. No es invasiva porque a diferencia de otras técnicas de diagnóstico que exigen cirugía o introducción de aparatos en el cuerpo, en medicina nuclear -en la mayoría de los casos- basta con una inyección endovenosa. Otras formas de administrar los radiofármacos es por vía oral, inhalatoria o intracavitaria.


Hoy en día, existen casi 100 diferentes tipos de evaluaciones diferentes que se realizan mediante la medicina nuclear y no hay órgano que no pueda ser explorado por esta técnica.


En Argentina, la CNEA aplica e investiga las más moderna tecnología nuclear a través de diversas instituciones. Tal es el caso de la Fundación Escuela de Medicina Nuclear, en Mendoza, y la Fundación Centro de Diagnóstico Nuclear, en la Ciudad de Buenos Aires), el Centro de Medicina Nuclerar del Hospital de Clínicas “José de San Martín” y el Centro Oncológico de Medicina Nuclear del Instituto de Oncología “Ángel Roffo”). Además, tiene proyectado crear tres nuevos centros de medicina nuclear en las provincias de Formosa, Entre Ríos y Río Negro.