La segunda planta generadora de energía eléctrica a partir de la fisión nuclear que empezó a funcionar en el país fue la Central Nuclear de Embalse Río Tercero, situada en la provincia de Córdoba. Con una potencia neta de diseño de 600 megavatios eléctricos (MWe), su construcción comenzó en 1974 y fue inaugurada el 3 de mayo de 1983. Fue construida por un consorcio ítalo-canadiense, integrado por las empresas Atomic Energy of Canada Ltd. (AECL) e Italimpiante S.P.A. (IT). En la obra participaron la Comisión Nacional de Energía Atómica (Argentina) y empresas argentinas del sector privado.

 

Ubicación geográfica

          La Central Nuclear de Embalse se encuentra a 110 kilómetros al Sudoeste de la Ciudad de Córdoba. Sus instalaciones se hallan en la costa sur del Embalse del Río Tercero, a 665 metros por sobre el nivel del mar.

 

Descripción general

          La generación de la energía eléctrica está basada en un reactor nuclear de uranio natural, del tipo CANDU (CANada Deuterium Uranium), un reactor del tipo PHWR, refrigerado y moderado por agua pesada.


 

El Reactor CANDU (CANada Deuterium Uranium)

          Este tipo de reactor utiliza tubos a presión en lugar de un recipiente de presión (como en cambio es el caso de Atucha) para contener el refrigerante primario. Este sistema de tubos separa al refrigerante del moderador, aunque se usa agua pesada para ambas funciones. El núcleo del reactor está contenido en un gran tanque cilíndrico horizontal llamado calandria. La calandria contiene una serie de tubos horizontales que recorren la misma desde un extremo hasta el otro (ver Fig. 1). A su vez, dentro de los tubos de la calandria hay tubos más pequeños que albergan manojos combustibles de 50 cm de largo que contienen uranio natural en forma de pastillas cerámicas (ver Fig. 2). El recambio de estos combustibles es continuo y se realiza durante la operación del reactor ("on line").

          El agua pesada del refrigerante (sistema primario) es bombeada a través de los tubos que contienen los manojos combustibles para recoger el calor generado en ellos. El agua pesada recalentada viaja hacia los generadores de vapor (o intercambiadores de calor), donde a través de paredes metálicas se transmite la energía calórica del agua pesada al agua liviana (o "común"), produciéndose así vapor de agua liviana. El agua pesada así enfriada es reciclada al reactor. El vapor generado (sistema o circuito secundario) es enviado a las turbinas convencionales y generadores que transforman esta energía en energía eléctrica.

          El agua liviana ya utilizada por las turbinas es enfriada en los condensadores, donde nuevamente a través de paredes metálicas se transmite la energía calórica al agua proveniente desde el lago (que sería el circuito o sistema terciario) y vuelve a los generadores de vapor.

          Dado que cada uno de los sistemas de refrigeración (primario, secundario y terciario) permanece aislado del otro, las distintas aguas utilizadas no se mezclan entre sí.

 

Rendimiento de los reactores CANDU

          De acuerdo a datos que comparan los rendimientos de las centrales nucleares en el mundo, cinco de las diez primeras centrales nucleares de potencia mayores a 500 MW son del tipo CANDU, con factores de disponibilidad (factor de carga) cercanos al 90%.

          La Central Nuclear de Embalse ha tenido durante el año 1994 un factor de disponibilidad del 97,7%, constituyéndose en la central nuclear del tipo CANDU de mejor rendimiento del mundo en ese año. En el primer semestre del año 1998, este factor fue de 96,4%.

          La generación de energía eléctrica durante 1994, junto con la Central Nuclear de Atucha, fue de 8.234.953 MWh. Esto representó el 15% de la producción energética total en Argentina durante ese año, a pesar de tener sólo el 7,1% de la capacidad total instalada, es decir, de la capacidad de todas las centrales de generación eléctrica en el país, sean de origen nuclear, vapor, Diesel, turbogás e hidroeléctricas. En comparación, las centrales hidroeléctricas del país generaron el 44,5% del total en ese mismo período.

          La Central Nuclear de Embalse aporta en la actualidad al Sistema Argentino de Interconexión (SADI) en promedio, casi el 10% de la producción eléctrica del Sistema Nacional. Provee de energía eléctrica a aproximadamente 3 millones de habitantes.

 

El impacto energético

          Desde el punto de vista del desarrollo energético argentino, la incorporación de la Central Nuclear en Embalse significó casi triplicar la capacidad de generación nucleoeléctrica del país, ya que la Central Nuclear de Atucha 1, la primera central nuclear argentina, desarrolla una potencia neta de 335 MWe. Con los 600 MWe que aporta Embalse, el total asciende a 935 MWe.

          Las potencias brutas son las producidas por el generador eléctrico y las potencias netas son aquellas entregadas a la red para su distribución. La diferencia entre ambas es el consumo propio de cada central destinado a las bombas de circulación y sistemas de emergencia.

          El turbogrupo de la central es la unidad de generación eléctrica de mayor potencia de la Argentina. El equipo de generación de mayor potencia de la central térmica Costanera Norte (Bs. As.) es de 350 MW, como ocurre también en la central térmica de San Nicolás (Bs. As.). Las turbinas de El Chocón rinden 200 MW cada una y las de Salto Grande, 270 MW cada una.

 

Producción de cobalto 60

          Adicionalmente, la CNE produce el radioisótopo cobalto 60, de uso en aplicaciones medicinales (terapia del cáncer) e industriales, exportándose parte de su producción. Junto con Canadá y Rusia, Argentina es una de las primeras productoras de cobalto 60. La primera extracción de cobalto 60 tuvo lugar el 13 de noviembre de 1984. Diez años después, se llevaban extraídos 954.600 terabecquerels (TBq) equivalentes a 25.800.000 curies (Ci) de dicho radioisótopo. Otra extracción importante se realizó en octubre de 1995 y fue de 8.200.000 Ci, con una actividad específica de 240 Ci/g.

          Se exporta casi el 80% de la producción de cobalto 60, lo que representa un ingreso aproximado de 1.700.000 U$S al país por año. Como dato llamativo, entre los países a los que se exporta el cobalto 60 se encuentra Inglaterra desde 1998.

 

La participación nacional

          En la construcción de Atucha 1 (1974), la participación nacional en las distintas etapas representó:

           En la construcción de Embalse (1983), la participación nacional representó:

                                                  

           Gran parte de los incrementos en ingeniería, montaje y suministros eléctricos corresponde al área nuclear.

 

          Para leer más    

          Reactores nucleares: Los reactores de potencia: distintas alternativas

 

 

               
 
                                 anibal@cab.cnea.gov.ar
 
                                 Reactor experimental RA-0
 
     Central nuclear Atucha 1 (CNA 1)